Empacho o indigestión en mascotas

¿Qué hacer cuando los gatos se empachan? ¿Se empachan normalmente? En general las indigestiones se dan por y gracias al alimento balanceado, porque no logran digerirlo bien y entonces eso le trae complicaciones digestivas. Pueden verse decaídos, tener vómitos y dolores estomacales.
También puede ser que además del balanceado, roben comida de la alacena en el caso de que hayan aprendido a abrirla, como los gatos de esta casa.
Lo que no es normal es que un gato se dé un atracón o se indigeste con la comida natural… salvo los míos, que mientras tenían alimento riquísimo en el plato, vieron que yo estaba preparando pescado para luego congelarlo y se lo robaron. Literalmente.

En estos casos se los hace ayunar unas doce horas y si en casa tenemos gotas de camomila (siempre después de haber consultado al veterinario) o té de manzanilla, le damos eso. Y agua, para hidratarlos si es que han vomitado mucho.

Según nos dijo la veterinaria, los gatos aunque ya no coman balanceado, tienen un poco de apetito pervertido (deseo de comer sustancias indigeribles o de practicar actos antinaturales o antifisiológicos). Por otra parte, ese pescado que encontraron en la cocina, a su alcance, significó una aventura tan importante como haber salido de cacería. El gato doméstico no caza pero éste cazó un pescado de un wok, se lo llevó y se lo comió. Por otro lado acá, cocinamos tan rico y con tanto amor, que quieren comer todo el día. 

 

 

Anuncios

Redes de contención

La alimentación de nuestros gatos es tan importante como poner una red de contención si vivimos en un piso alto. O sea, lo que come, si no tenemos cuidado, es tan peligroso como si lo dejamos caminar por la baranda de un piso 6.
Pero como de la alimentación ya venimos hablamos seguido, pasemos a las redes de contención. ¿Sabían que existe el término “síndrome del gato paracaidista”?  Es claramente eso: un gato cayendo de las alturas. Algunos creen que los gatos tienen un fino sentido del equilibrio o que no son tontos o que si se caen, pueden acomodar su cuerpo y prepararlo para no lastimarse. Sin embargo, conocemos muchos casos de gatos que hoy no pueden caminar gracias a estas caídas o que simplemente, han muerto. En nuestra cuenta de twitter tenemos el caso de una gata que cayó de un piso ocho y está muy lastimada porque lo cierto es que aunque no caigan de pie no quiere decir que no sufran daños o lesiones.
Según leímos por ahí, “el proceso de caída se lleva a cabo en dos fases, justo antes de caer al suelo, el gato se abre para rozar con el aire y mitigar la velocidad (como si fuera un paracaídas). Pero los daños suelen incluir roturas en cabeza, región posterior, torax y abdomen”.
Si tu gato cae por la ventana, lo primero es llevarlo a una urgencia veterinaria para que lo examine ya que podría haber una lesión interna. Ahora si tu gato no es de los que salen por el barrio a diario con lo cual es imposible controlar lo que hace o lo que le sucede, podés evitar que se lastime de dos maneras:
1) impidiendo que salga a balcones, terrazas, ventanas hasta que pongas protección.
2) poniendo redes para evitar que caiga.