Kale

La cocina natural es un encuentro con uno. Es en parte un autoconocimiento. Uno no va a meterse en la cocina para preparar algo que sabe que lo va a dañar sino todo lo contrario. Para hacer estragos, llamamos al delivery. Entonces, hay que elegir los alimentos con cuidado, quedándonos con aquellos que nos nutran y nos hagan sentir bien.
Desde chica que tengo problemas con la alimentación. Arranqué a los cuatro años con alergias muy severas y me fueron quitando cosas nocivas para mí: leche, chocolate, gaseosas, cafeína, calabaza. Harinas. A veces soy muy amorosa conmigo y a veces no. Es la realidad. Sé claramente lo que puedo y debo comer y lo que no debo. Entonces, ¿es verdad que como harinas procesadas cada tanto sabiendo que cada vez mi organismo las tolera menos? Sí. No soy celíaca (en mi familia el gen celíaco está muy presente) pero no puedo comerlas porque me descompongo casi de inmediato.
Cuando empecé a cocinar para los gatos, estaba en mi punto extremo del desorden y sentí que de algún modo esto era un mensaje personal: ERES LO QUE COMES. DEJATE DE JODER.
Y aquí estamos, intentando nutrirnos saludablemente los cuatro.
La verdad es que sigo fascinada con los porotos mung. Ahora mismo voy a poner más a remojar. Por otro lado, en casa tenemos chauchas (orgánicas), brócoli, kale y coliflor. Armé algo para ellos con estos ingredientes y un batido para mí porque de noche no me gusta irme a dormir muy llena.

Menú para los gatos
En el freezer tenía carne picada con puré de zapallitos y batata. Puse a descongelar eso en una asadera y aproveché para tiernizar el Kale. Esto es a ojo, uno tiene que ir chequeando y ni bien la hoja verde está crujiente, se saca y se corta. Eso fue lo que hice.
A esto agregué ralladura de zanahoria, porotos mung, brócoli, coliflor y muy poquitas chauchas. Y terminé el plato con copos de levadura y semillas procesadas.

Menú para mí
Hice un batido con kale orgánico bien lavado, frutos rojos, media banana, manzana, naranja, castañas, nueces y almendras. Agregué agua, canela, un poco de leche de almendras, semillas procesadas y media cucharadita de miel. Y listo.

¿Cómo procesar las semillas? Pongo partes iguales de semillas, copos de levadura de cerveza y germen de trigo en la licuadora y agrego una cucharada de vitamina C (ácido ascórbico) y listo. Eso se guarda en un frasco de vidrio hermético en la heladera y se usa 1 cucharada por día en cada plato.

Anuncios

Porotos mung para nosotros y para los gatos

Compré estos porotos mágicos hace unos días con la idea de mezclárselos con sus verduras. Cuando leí la lista de beneficios, decidí agregarlos en mi dieta. ¿Por qué no prueban? Así pueden comer rico y sano ustedes también.

¿Cómo prepararlos? En principio, los dejé en remojo durante toda la noche, con una cucharita de bicarbonato. A la mañana los lavé y escurrí y los puse en una cacerola con agua y otro poco de bicarbonato a fuego lento. Igual que se preparan las lentejas y los aduki. Una vez que están blandos, se sacan, se escurren y listo.

Para los gatos, los podemos agregar al pollo con cúrcuma y aceite de coco u oliva que le preparamos. Ponemos una cucharada de mung, un poco de brócoli, perejil y si gustan a último momento, manzana rallada. (Semillas + copos de levadura de cerveza). Y listo.

Para nosotros, podemos agregarlos en una ensalada de chauchas, tomate (el tomate y las berenjenas hay que comerlos con respeto porque son solanáceas. Una vez cada 15 días está bien) y huevo duro. Con un poco de oliva y sal marina y semillas, es una delicia.

Beneficios del MUNG:

– Alto contenido proteico.

.- Bajo en grasas.

.- Efectos relajantes, lo que nos ayuda a bajar los niveles de estrés.

.- Detiene el envejecimiento.

.- Aporta al organismo: Magnesio, fósforo y vitaminas A y C.

.- Ayuda a desintoxicar el cuerpo.

.- Se digiere fácilmente.

.- Tonifica el hígado.

.-Ayuda a disminuir la anemia ya que contiene gran cantidad de hierro y ácido fólico.

.- Apoya la salud ocular.

 

Pollo

Preparé unas pechugas de pollo en el wok, con agua como base. Las cociné ahí porque, al no comer carne, no tenemos plancha para bife ni esas cosas. Cuando estuvieron listas (no sé de tiempos de cocción, solo voy vigilando lo que cocino. Lo pincho con el tenedor, lo muevo, lo doy vuelta, hago un corte con un cuchillo a ver cómo está por dentro), las corté en pedazos bien chiquitos pero esta vez sin desmenuzar. Y puse todo en un recipiente de plástico. Agregué aceite de coco, que es muy beneficioso tanto para nuestras mascotas como para nosotros, mezclé. Luego puse cúrcuma. Como son tres pechugas de 225 gramos cada una, agregué tres cucharaditas de cúrcuma y volví a mezclar. Si ven que la cosa queda seca, le ponen agua. No se zarpen, vayan de a poco porque la idea es simplemente humedecer.

Otra forma de hacer esto es en un cuenco, poner el aceite, la cúrcuma y un poco de agua y revolver hasta formar una salsa o un “dressing”. Le sumamos las semillas procesadas y seguimos revolviendo. Una vez listo, se lo agregamos a nuestro pollo. No nos olvidemos de la levadura de cerveza en copos, eh!
Listo. Ya podemos servir con verduras al vapor o porotos negros o aduki, como hice yo en este caso. Y perejil.

 

Arroz a la Salgán

Hoy, en la cuenta de twitter de #MiGatoDinamita, hicimos día de perros. Por eso acá les vamos a dedicar una receta especial para ellos. A diferencia de los felinos, los perros puede comer arroz, que es lo que incluye este plato.

Vamos a lavar muy pero muy bien el arroz YAMANÍ, lo escurrimos y a la cacerola con suficiente agua (1 taza de arroz y 3 tazas de agua). Dejamos cocinar bastante tiempo. Recuerden que se cocina mucho más de lo que lo cocinaríamos para consumir nosotros.
Aparte, ponemos a cocinar brócoli y espárragos al vapor con un diente de ajo. ¿A tu perro le gusta la carne picada? Fantástico, ponemos carne picada común en una asadera con un poco de agua en la base para que no se pegue.
Una vez que todo esto está listo, cortamos bien el brócoli y los espárragos, mezclamos bien con el arroz y la carne picada y agregamos zanahoria rallada, cúrcuma, una cucharadita de aceite de coco, perejil picado, arándanos, manzana rallada (a veces es más fácil que la coman mezclada con la comida principal) y espinaca cruda bien picadita. Una buena cucharada de semillas activadas y listo.

En este plato hay verduras cocidas, que son muy buenas porque guardan mucha agua y ayudan a hidratar el organismo de nuestra mascota y verduras crudas, que mantienen todas sus propiedades intactas.
Y ya que usamos el aceite de coco, aprovechen para ponerle un poco en las huellas del perro y en la nariz, para evitar que se reseque.
Acompañamos el post con la foto de nuestro amigo Salgán.

NOTA: la cantidad de comida y de carne, varía según el peso del animal.

 

Filet con verduras, lentejas y frutos rojos

Tengo el freezer lleno de comida para ellos pero tenía ganas de cocinarles. Salvo por Curni, que se roba las cosas mientras preparo y siempre termina encerrada en el escritorio, los otros no molestan y puedo preparar tranquila. Hoy compré filet fresco despinado y lo hice al horno, en una asadera con un poco de agua. Les debo los tiempo de cocción. Yo pongo a cocinar y voy chequeando hasta que veo que masomenos está listo. Aparte, rallé remolacha muy bien lavada y descongelé el mondongo con las arvejas, lentejas, zanahoria y chauchas. Cuando la merluza estuvo a punto, desmenucé, mezclé todo, agregué cúrcuma, frutos rojos (los mismo que yo uso para mis batidos), una aceituna bien lavada por gato, una cucharadita de aceite de coco por plato, semillas procesadas y listo.
Yo no sé si es que soy un as de la cocina o que ya le tomé la mano pero la cosa es que en 15 minutos estaba todo listo y los gatos comiendo.

Notas:

Aceite de coco:
Hay que animarse a usar aceite de coco porque es buenísimo. Tiene muchísimas propiedades y lo pueden usar para sus mascotas y para ustedes. Además de servir para nuestro pelo, por ejemplo, le pueden poner a los perros en las narices resecas, a los gatos en sus huellitas. Y desde luego, en la comida. Además, es una fuente concentrada de triglicéridos de cadena media. “Es una fuente rica en ácido láurico, el cual es un poderoso agente antimicrobiano. Esto hace que este sea una buena opción, especialmente para las mascotas con infecciones por levaduras o alergias. Asimismo podría ayudar con las bolas de pelo en los gatos y puede ser utilizado por vía tópica para enfermedades cutáneas”, indica la Dra. Karen Becker.

La cúrcuma y sus beneficios:

  • Prevenir el cáncer
  • Mejorar la función del hígado
  • Promover un sistema digestivo saludable
  • Control de los niveles de azúcar en la sangre

Cómo pasar del alimento industrial a la comida natural

Una de las cosas que más escucho o leo es: “mi gato no come otra cosa que el alimento de paquete”. Hoy me río porque yo decía lo mismo meses atrás y eso que los míos arrancaron su vida comiendo comida natural… Recuerden que se puede cambiar de un día para otro. Lo importante es balancear los nutrientes naturales que le ofrecés a tu mascota. Y si van a optar por comida cruda, las carnes deben ir primero al freezer para matar las bacterias. Luego se descongela y al plato. Pero si va a ser comida raw, debe pasar por el freezer primero. 

Vayamos por partes: ¿Por qué si el gato es carnívoro ahora no quiere comer comida natural y rechaza el pescado o la carne? Porque el alimento mal llamado balanceado es ADICTIVO. Entre todas las porquerías que le meten figuran el gluconato de sodio y la harina. El gluconato de sodio es un compuesto con la fórmula NaC₆H₁₁O₇. Se trata de un polvo incoloro blanco que es muy soluble en agua. Es la sal de sodio del ácido glucónico. Es un aditivo alimentario que cuenta con el código E576. Es obvio que no van a querer dejarlo.
Entonces, ¿cómo hay que hacer? Para mí las palabras claves son: amor, paciencia, mucha paciencia y no desesperar. Yo conté mi experiencia en twitter, día por día. Lo pasé pésimo. Sabía que mis gatos estaban muy mal de salud por culpa del Royal Canin, que tenían muchos órganos comprometidos y que uno de ellos, además de deshidratado y anémico, tenía cáncer. No tenía opción. O les cambiaba el alimento o se morían.  Literalmente estaba DESESPERADA.
El primer día fue un horror porque ni se acercaron al plato y se la pasaron llorando. Para colmo, yo venía de ser voluntaria de un grupo de cartoneros. El día anterior a arrancar con esta dieta, había estado hablando con los chicos de una cooperativa del Ceamse y ahí conocí todo sobre la Quema y la Quemita (lugares a los que pueden acceder durante 45 minutos cronometrados por la policía, para buscar comida en el basural). En mi casa no se iba a desperdiciar nada. No estaba dispuesta a tirar ni un pedacito de zanahoria. Una de mis amigas, les pone horarios de almuerzo y cena a sus gatos como si fueran humanos. Y esto no solo los estresa sino que si no comen lo que está en el plato durante ese rato, tira la comida. En mi casa eso no iba a pasar de ningún modo.
El segundo día les puse agua tibia en la comida que tenían en los platos desde el lunes, para humedecerla. Y agregué perejil. Dieron vuelta los platos y yo me largué a llorar.
El tercer día me encontró agotada y de mal humor. Retiré la comida de los platos, la puse en un taper y agregué un poco de atún de lata (1). Mezclé todo y puse en los platos una cucharadita de postre de alimento. Nada más. Y el resto a la heladera. Comieron. A las dos horas, volví a poner otra cucharadita. También la comieron. A la noche, otra más.¿Qué hacemos con el paquete de comida industrial? Muchos lo tienen guardado por las dudas. Yo lo tenía guardado porque no sabía si tirarlo o donarlo. Una noche, Curni sintió el olor (ya les dije que es adictivo), abrió la puerta del armario, rompió la bolsa y se dieron un atracón de Royal Canin. Finalmente, lo llevé a un comedor donde alimentan a varios gatos de Chacarita. Me sentí un poco mal por esto pero ellos no iban a cocinarle a sus gatos y necesitaban el alimento.
El cuarto día ya con más esperanza, repetí lo del día anterior y todo fue normalizándose. No solo había logrado que empezaran a comer comida natural sino que además, había sacado el problema de la casa. Adiós industrializado, adiós.
El quinto día pude agregar un poco más de ración. Y ellos empezaron a comer con normalidad.
“El alimento seco, contiene solo entre un 5 y 10 % de agua. Por el contrario, un tipo de alimentación nutricionalmente balanceada, fresca de origen animal contiene alrededor del 70 al 80 % de agua. Esto implica un estrés significativo para sus riñones, ya que tiene niveles insuficientes de humedad”, explica la Dra. Karen Becker. Mis gatos hoy están hidratados, el pelo les está cambiando. Oli ya no tiene caspa (el alimento industrial le provocaba alergia y caspa) y está naturalmente delgado. Cuando cambien la comida, si es que deciden cambiarla, van a notar que no hacen tanto pis. En casa llegamos a comprar cinco bolsas de piedras por mes. Imaginen el estado de esos riñones. Hoy usamos a penas una bolsa.

Y por último, es muy importante recordar esto:
Si nuestro gato es un gato sano, las proporciones de alimento como mínimo deben ser: 40% de proteína, 5% de semillas (procesadas o activadas) y el resto verdura y fruta y aceite de coco, lino, oliva. Es necesario que tengan todos estos nutrientes. No sirve darle solo zapallitos y clara. Hay que balancear la dieta. Usar copos de levadura. Usar cúrcuma, que es buenísima. No es difícil ni imposible cocinar para nuestro gato o perro, solo hay que saber organizarse.

(1) NO LES DEN ATÚN DE LATA SALVO UNA VEZ POR MES o para hacer esta transición. Los alimentos envasados tienen conservantes y estos hacen mal. Además de la sal y otras cosas que le meten. No son buenos para ellos. No son buenos para nosotros. El alimento debe ser FRESCO).