Sopa crema de verduras con pollo

Y hoy hice esta maravilla. Digo “maravilla” porque probé un poco antes de agregarle el pollo y sabía deliciosa.

Necesitamos: 
3 espárragos
1 zuchini
1 pedacito de zanahoria
1 batata
1 zapallito
1 diente de ajo
1 churrasco de pollo
perejil
semillas activadas

En una olla, puse un poco de agua y un diente de ajo. Luego de lavar bien las verduras y cortarlas (la batata va pelada), las coloqué ahí y puse cocinar todo a fuego muy lento y dejando la olla levemente destapada.
Cuando las verduras ya estaban casi a punto, agregué el churrasco de pollo. Y volví a tapar. Al cabo de unos 15 minutos, saqué el pollo y lo corté en pedacitos bien pequeños y las verduras las procesé, obvio. La minipimer siempre presente en este blog. Para terminar el plato, agregué semillas activadas y perejil.

También pueden hacer en cantidad y comer ustedes, eh!

 

 

 

Anuncios

¿Querés gramineas para tu gato pero no querés sembrarlas?

Desde hace días venimos hablando de plantas aptas y no aptas para gatos. Qué pueden mordisquear tranquilos y qué no. Una excelente opción si queremos que ellos estén contentos y además no corran riesgos, es plantar brotes de cereales y otras semillas que tanto gatos como perros pueden consumir sin problemas.
En lo personal, tengo poca relación con la jardinería y me da pereza andar plantando. Y la verdad es que las veces que hemos tenido de estas hierbas en casa, ha sido gracias a mi madre o mi tía, que se han ocupado de buscar una buena maceta y comprar las semillas. Por suerte, nuestro amigo Julián, se dedica entre otras muchas cosas, a eso. Es un mago de las plantas y las flores. Y te puede armar macetas con gramineas para tus gatos y por qué no, un hermoso jardín o huerta para vos.

Zanahoria y filet de merluza

Hoy tuve un día raro, a trasmano y no había tiempo de preparar un plato muy elaborado. Entonces, puse pescado en una cacerola, con un poco de agua. Esto es algo que se hace en un minuto y es super saludable y a ellos les encanta.
Luego rallé zanahoria para los cuatro. Sí, porque yo tampoco había almorzado y quería algo ligero y rico. Cuando el pescado estuvo listo, lo desmenucé y lo mezclé con la ensalada y a los platos. Yo, como no consumo carne desde que soy chica, acompañé con una milanesa de lentejas. #Miau

NOTA: Zanahoria solo pueden un centímetro por semana. No más que eso.

 

¿Carne cruda o cocida?

Ayer, hablando con nuestro querido amigo @simpleMacedonio, llegamos a este punto tan importante: ¿puede mi gato comer carne cruda? Los gatos son cazadores y ellos están habituados a comer lauchitas y pájaros que encuentran por allí, cuando salen de ronda. Sin embargo, Teresa Hein dice: “a la hora de prepararles la comida, y atentos a que muchos veterinarios podrían llegar a decir que la carne cruda tiene parásitos, se aconseja congelarla previamente, ya que la proteína no se arruina y en el freezer se van a morir todos los parásitos que puedan existir”.
Esto siempre y cuando uno quiera darle comida cruda. De otro modo, la podemos preparar vuelta y vuelta a la plancha, en el horno. O hervida solo si es pollo o pescado. Recuerden que la carne roja nunca se prepara hervida. En este blog solemos compartir recetas y la mayoría incluye carne.

¿Quieren conocer al Chimi, el gato de #SimpleMacedonio? Él es cazador y cada tanto vuelve con algún regalo para su humano amigo. Miren que hermoso es.

 

Carne picada con puré

Hasta hace unos meses mis gatos no querían la carne picada por nada del mundo. Y desde hace semanas la vienen comiendo encantados.

Precalenté el horno, agarré una asadera y la pinté con aceite de girasol y puse un poco de carne picada. Mientras se cocinaba, saqué de la heladera un super puré de verduras  (espárragos, batata, acelga, espinaca, ajo, un poco de aceite de oliva y zapallitos cocinados al vapor)  para acompañar. Cuando la carne estuvo lista, la mezclé con el puré y a los platos. #Miau!

Recuerden: LA CARNE ROJA NUNCA SE PREPARA HERVIDA.

Patologías cutáneas en gatos blancos

Los gatos y los perros aman el sol. Uno abre una ventana o la puerta que da al patio y lo primero que hacen es salir disparados en busca del calor del sol y tirarse a descansar allí. Mi gato Amtommio, que es rubio y de nariz rosada, tiene terminantemente prohibido la exposición a los rayos UV. Antes, con protector solar en orejas, morro y nariz, salía a la ventana en horarios menos peligrosos pero desde que le apareció el fibrosarcoma, hay que cuidarlo el triple. Pero en general todos los gatos blancos o rubios y de narices rosadas, deben ser controlados y cuidados. Entre los seguidores de #MiGatoDinamita, han aparecido muchos casos de gatos con precáncer. Perla, por ejemplo, la gata hermosa de nuestra amiga Laura Melgar, desarrolló Queratosis actinica por el sol, se le pelaron las orejas como nosotros pelamos la piel cuando nos quemamos. El protector ayuda, pero lo mejor es evitar el sol según dijo su dermatóloga. (Perla fue tratada por una veterinaria dermatóloga de Lima, Perú). Por eso nos pareció oportuno compartir aquí un fragmento de una nota del Doctor Mario Gatti.

“Los gatos totalmente blancos son portadores del gen W que es un gen dominante y epistático, o sea que enmascara el efecto de los otros genes que rigen el color del manto. El gato puede ser genéticamente negro o rojo pero se ve totalmente blanco si tiene el superdominante gen W. El gen W reduce totalmente los melanoblastos que son las células precursoras de los melanocitos, que fabrican el pigmento de la piel, debido a esto la piel no tiene pigmento y se ve de color blanco. Dentro de las patologías asociadas al gen W tenemos la sordera por atrofia del órgano de Corti en el oido interno, las patologías actínicas o solares cutaneas, y podemos también tener gatos machos blancos con doble cromosoma X que serían los machos rojos y negros tapados por el blanco, esta alteración genética produce infertilidad por atrofia testicular. Como vemos, el color blanco además de sus patologías propias, puede presentar patología de otros colores a los cuales enmascara fenotipicamente.

En esta nota vamos a desarrollar‚ las patologías cutáneas derivadas del efecto de la luz solar sobre la piel sin pigmento. Básicamente tenemos la Dermatitis Actínica (o solar) Felina y el Carcinoma de Células Escamosas que es un cancer de la piel y otros tejidos epiteliales. Hay que tener en cuenta que estos casos también pueden ocurrir en gatos bi o tricolores con gran proporción de blanco en la cabeza, que es la zona más afectada para estos problemas.

DERMATITIS ACTINICA 
La dermatitis actínica se produce por la exposición a la radiación ultravioleta de los rayos solares en forma reiterada en el tiempo, de zonas sin pigmento y además con poca cobertura pilosa como las orejas, párpados, nariz y labios. Esta dermatitis se desarrollaría como una quemadura solar crónica y es también considerado un estado preneoplásico o sea previo a la presentación del carcinoma. Los gatos blancos gerontes de vida libre serían los más predispuestos a esta patología, pero también se puede dar en gatos jóvenes y que no salgan, pero tengan por costumbre tomar sol en patios, balcones, ventanas etc. Los signos clínicos en la piel se caracterizan por:
a– eritema ( enrojecimiento )
b– engrosamiento
c– erosiones sobre todo en el borde de las orejas
d– ulceraciones y costras
e– prurito y movimientos espasmódicos del pabellón auricular.
Como siempre hay que hacer varios diagnósticos diferenciales, o sea descartar que los signos correspondan a otras patologías como dermatitis alérgicas, sarna notoédrica, enfermedades autoinmunes, traumas por peleas, etc. El tratamiento se basar en primer lugar en evitar los rayos ultravioletas, y en una serie de medidas medicamentosas y quirúrgicas que implementar el veterinario a cargo del caso.

CARCINOMA DE CELULAS ESCAMOSAS 
El carcinoma de células escamosas es un cancer muy agresivo de los tejidos epiteliales ( piel y mucosas). En el gato es un tumor que se presenta frecuentemente y en las distintas localizaciones posibles. Los elementos predisponentes son los mismos que para la dermatitis actínica, siendo ésta como vimos una precursor, por lo tanto si nosotros tenemos un gato con esta condición primaria y lo dejamos sin tratamiento a lo largo del tiempo es muy probable que este gato termine desarrollando el carcinoma. Los signos clínicos son también los mismos de la dermatitis pero más graves:
a– erosiones, úlceras y costras.
b– hemorragias
c– hiperplasia (proliferación del tejido canceroso)


En una primer etapa el carcinoma se va expandiendo localmente en forma lenta, luego se produce la invasión de los ganglios linfáticos regionales y luego puede tomar otros órganos como el pulmón. El diagnóstico de certeza se hace por medio de un estudio histopatoloógico o biopsia. El tratamiento debe ser lo más precoz posible, la cirugía amplia por ejemplo extirpar todo el pabellón auricular puede ser la salvación del paciente, pues generalmente este tumor no hace metástasis temprana. Si la lesión no es operable, se pueden intentar varios tratamientos como la criocirugía o la utilización de anavenenos de serpientes. Demás está decir que es fundamental realizar el manejo preventivo evitando las lesiones primarias producidas por el sol, se debe restringir la exposición a los rayos ultravioletas, si sale de la casa, que lo haga de noche, se pueden intentar filtros solares con protección mayor al factor 15, tatuajes etc. pero sin duda que una vez establecido el problema, el tratamiento precoz y agresivo es lo único que dará posibilidades de supervivencia al paciente”.

Ya saben: atención, precaución y ante cualquier duda, consulten al veterinario.

 

 

 

Cosas a tener en cuenta antes de adoptar o transitar un gato nuevo

A la hora de traer otro gato a casa, la duda más grande que nos asalta es “¿qué va a pasar con nuestro gato? ¿Lo aceptará? ¿Se pondrá celoso? ¿Se adaptará fácilmente al nuevo compañero? ¿Qué puedo hacer?” Para la adaptación hay varias cosas a tener en cuenta, incluyendo las flores de Bach (*), las que pueden ser administradas antes de la llegada del nuevo integrante. Sin embargo hay algo que muchos no contemplan y tiene que ver con la salud.

Lo ideal, cuando decidimos adoptar un gato bebé (y ni hablar de transitar gatos de la calle), es tenerlo separado del otro gato por un período de 20 días como mínimo y desparasitarlo. Y si va a ser un gato que circula, no dejarlo salir al exterior hasta tener las vacunas correspondientes. Eso como primera medida hasta descartar cualquier otro tipo de enfermedad.  Si uno mezcla un gato enfermo con otro que capaz está con las defensas bajas, puede ser un problema serio. Muchos gatos de la calle suelen tener alguna enfermedad, ya sea anemia producida por la picadura de una pulga, VIF (el virus de inmunodeficiencia felina), ectoparásitos (que requiere tratamiento) o rinotraqueítis felina (un virus respiratorio muy común y muy contagioso que a veces puede ser mortal). Los gatitos pueden vivir con anemia o VIF y se pueden recuperar del FVR, pero sin dudas va a contagiar al resto de la manada. Y si el otro gato viene de sufrir stress por algún episodio traumático y está débil, podría costarle la vida. @Emi_Veterinario, quien nos ayudó a elaborar este post, nos dijo algo que no podemos pasar por alto: “el tema de mantenerlo encerrado también es porque, más si son adultos, suelen no conocer olores como propios y huir. Entonces mejor que se familiarice con el hábitat, una semana mínimo para después permitirle salir al exterior”.

Entonces, seamos prudentes. Consultemos a el veterinario, preguntemos todo lo que haya que preguntar, tomemos recaudos, no nos apuremos. Si tu gato está en tratamiento, no metas a un gato nuevo en la casa hasta que esté completamente fuerte y sano. Respetá los días que hay que tenerlos separados y mientras, andá preparando el terreno con el otro gato que tenés en casa.

(*) Myrna, de quien ya hemos hablado aquí, ayuda a muchos gatitos con las flores de Bach que prepara. Buscala en Yoga con gatos.